En Gratitud a: Esther y Jacopo Ghitis z"l
 
Milan, Italia – Tel Aviv
Dos vidas para Israel
 
Nos parece que no hay mejor momento que Janucá, la “Fiesta de las Luces”, para evocar la memoria de esta maravillosa pareja de líderes judíos y sionistas, activistas y generosos contribuyentes, que iluminaron con su luz a todo Israel, durante décadas.
Jacopo and Esther Ghiti_posts.jpg
Jacopo Ghitis, Yasha, para sus familiares y amigos, nació el 1° de mayo de 1909 en Usita Veche, Ucrania, en el seno de una familia sionista. Tanto él como su hermana recibieron educación tradicional judía, pero a la edad de ocho años, se enfrentó, junto a su familia, a los turbulentos tiempos de la Revolución Rusa, y sólo después de superar tremendas dificultades y encarcelamientos, lograron escapar a Jasi, en Rumania.
 
Asistió a la escuela secundaria en Cernovitz, y se involucró en las actividades judías y sionistas de la comunidad. Ejerció el cargo de Presidente de la Organización de Estudiantes Judíos, y fue muy activo en el Movimiento Betar y en Macabi. El curso de su vida cambió cuando conoció a Zeev Jabotinsky en Cernovitz – quien le causó una profunda impresión, y su filosofía marcó el rumbo de sus pensamientos toda su vida. A la edad de diecisiete años, Yasha fue arrestado junto a otros estudiantes judíos, debido a los discursos pronunciados en la plaza pública de la ciudad, discursos que contenían un marcado tinte sionista.
ghitis pic1.jpg
Jacopo Ghitis con Golda Meir. 

Después de matricularse y hacer el servicio militar en la Escuela de Oficiales Rumana, estudió en las Universidades de Praga y Moulhouse, recibiendo el diploma de Ingeniero Textil en 1932. Se incorporó a la empresa textil de su padre en Jasi, haciéndolo con mucho éxito y ampliando su envergadura.
 
Años más tarde, fue arrestado por el régimen fascista rumano, debido a sus actividades de carácter sionista, y fue llevado al campo de concentración para presos políticos en Targu Jiu. Consiguió escapar y vivió libremente durante un tiempo, cambiando casi a diario su lugar de residencia. Durante su estadía en el campo de concentración, un terrible pogrom fue perpetuado contra los judíos de Jasi en junio de 1941. Como consecuencia de dicha calamidad, el padre de Yasha y muchos de sus amigos fueron asesinados.
 
En 1943 (probablemente), Jacopo, junto a su madre, su tío y su tía, hicieron su camino a Palestina a bordo de un navío, cuando dicho territorio estaba bajo el Mandato Británico. Allí, junto con algunos amigos, instaló dos hilanderías textiles.
ghitis pic6.jpg
Esther Ghitis, z”l, frente al Centro de Cultura Luigi Einaudi, que ella construyó en la Aldea Juvenil Goldstein, en Jerusalén. 

Esther nació en Statu Mare, Rumania, en el seno de una familia de origen húngara. Tenía dos hermanas más jóvenes que ella. Muy pronto la familia se trasladó a Bucarest, donde Esther estudió en el Liceo Francés, y su padre se transformó en un exitoso hombre de negocios. Él entendió que tiempos difíciles vendrían para los judíos en un futuro próximo, y emigró a Palestina en 1940. Se vieron obligados a dejar todas sus posesiones y tuvieron que comenzar de cero. Esther decidió alistarse en el Ejército Británico en Palestina, territorio que estaba en aquel entonces bajo el Mandato Británico.
 
En 1946 conoció a Jacopo y se casaron en noviembre de ese año - ¡amor a primera vista! La situación económica en Palestina era muy difícil y las dos empresas que Jacopo había montado con sus amigos fueron destruidas durante los disturbios que se llevaron a cabo a inicios de 1948.

Ellos emigraron a Italia donde Jacopo instaló una nueva empresa, convirtiéndose en el más importante importador de lana proveniente de Australia y de Nueva Zelandia.
ghitis pic4.jpg
Jacopo Ghitis, z”l, con el entonces Presidente del Estado de Israel, Zalman Shazar.

Tuvieron dos hijos, William y Liliana, que crecieron en Milán, pero para Jacopo y Esther, Israel fue siempre el centro de sus vidas. Jacopo se involucró en las actividades de la comunidad judía de Milán. Fue asesor consejero de la comunidad y luego activista de Keren Hayesod. Fue electo Presidente de Keren Hayesod Italia en 1965. Se dedicó a la entidad de todo corazón, colocando a Israel y a Keren Hayesod por delante de sus intereses personales.

Durante las campañas de emergencia declaradas por causa de las guerras de 1967 y 1973, se dedicó aún más, obteniendo resultados increíbles. Italia fue de los países que recaudaron las mayores sumas de dinero para las campañas de emergencia. Tanto Jacopo como Esther se movilizaron totalmente, en pro del amenazado país de sus amores. Organizaron y lideraron una operación financiera sin precedentes. Fueron a la vez soldados y líderes de aquella movilización.
 
En 1979, Jacopo y Esther decidieron que llegó el momento de hacer aliá, y cambiaron Italia por Tel Aviv. Jacobo fue invitado a participar de la Junta de Gobernadores de la Agencia Judía. Apoyó desde su inicio el fenomenal Proyecto de Renovación. Una de sus últimas apariciones públicas, fue durante la colocación de la piedra fundamental del proyecto financiado por Keren Hayesod de Italia en Sderot, en 1982. El gimnasio fue dedicado en su nombre, un año después de su fallecimiento, ocurrido en 1985.
ghitis pic7.jpg
Esther Ghitis, z”l, descubre la placa en el jardín que lleva su nombre y el de Jacopo, z”l, en la Aldea Juvenil Goldstein, en Jerusalén.

Esther se dedicó durante muchos años a apoyar a la Aldea Juvenil Dr. Israel Goldstein. A fines de la década de los 60 y a principios de la de los 70, se esforzó personalmente en recaudar fondos para construir el Centro Cultural Luigi Einaudi. Durante los últimos años, realizó también una campaña para solventar la renovación del edificio. Se dedicó con encomiable entusiasmo a apoyar a la Aldea y realizó un incansable trabajo a fin de encontrar nuevos medios para concientizar a las personas sobre la importancia de este establecimiento, y recaudar fondos para su mantenimiento. Patrocinó conciertos y seminarios, tanto en Milán como en Tel Aviv, en beneficio de la aldea. Se dirigió a todas las personas que conocía, tanto judíos como no judíos, y los convenció de contribuir generosamente para “su” causa. El amor de Esther por la aldea y por Israel no conoció límites. Después del fallecimiento de Jacopo, la aldea dedicó un jardín en el centro del campus en honor a Esther y Jacopo.
 
Esther falleció en junio de 2016.
 
Esther y Jacopo fueron una pareja muy unida, un matrimonio maravilloso, y entre las cosas que tenían en común, se destaca el idealismo, que era superior a cualquier otra cosa, tenían la energía de luchadores, disponían de un dinamismo incomparable, y todo ello al servicio de la voluntad de superar cualquier obstáculo para lograr realizar sus proyectos. Israel estuvo siempre presente en sus pensamientos, un sueño antes de su establecimiento como estado independiente, y una realidad al fin, que tenía que ser desarrollada y apoyada día a día. Creían en amar y ser amados, no concebían el sentimiento de odio, a pesar de que la vida les fue muy cruel muchas veces. Nunca perdieron el coraje y la fe. Siempre miraron el futuro con optimismo.
 
Esther y Jacopo dedicaron toda su vida a Israel, lucharon por él, y después de una vida de intenso trabajo y amor, descansan ahora en la Tierra de Israel, uno al lado del otro. Que descansen en paz.