Contribuya

Siempre amé a Israel. Ya estuve aquí dos veces antes y no quería irme.

Rachella Ferst es una de los miles de participantes en el programa Masá que se encuentran actualmente en Israel.

“Siempre amé a Israel. Ya estuve aquí dos veces antes y no quería irme. Tengo una conexión muy profunda con este país, algo casi inexplicable”.

Rachella Ferst es una de los miles de participantes en el programa Masá que se encuentran actualmente en Israel.

Como parte de la sección de Masá “Voluntarios en la Enseñanza en Israel”, ella tiene la singular oportunidad de ayudar a los alumnos israelíes a superar las brechas académicas, brechas que se ampliaron este año lectivo debido al impacto de la pandemia del coronavirus.

Su increíble historia refleja el impacto que generamos al apoyar a Masá. Juntos, estamos fortaleciendo el vínculo de los jóvenes judíos con su tierra ancestral y mejorando la vida del Pueblo de Israel.